Plexo solar y poder personal

El centro medio o plexo solar se sitúa por encima del estómago y debajo del pecho. Engloba la zona entre el ombligo y las costillas y es el centro que gobierna mayor número de órganos. En el lado derecho están el hígado y la vesícula biliar. A la izquierda se hallan el bazo, el estómago y el páncreas. En la parte superior se ubica el diafragma y, en la parte posterior, los riñones y las glándulas suprarrenales. Cada uno de estos órganos actúa como un campo energético dentro del área global del plexo solar. Este centro se encarga de la creación y la expansión de la energía del organismo, de la asimilación de los alimentos y del agua para transformarlos en calor y energía que se envía a nuestros órganos vitales para realizar los procesos metabólicos y de digestión del cuerpo.

plexo-solar-1Por eso, cada órgano de esta zona tiene mucha importancia y tiene una traducción emocional. Muy resumido y como ejemplo, los riñones representan temor y precaución, al detectar y eliminar lo que resulta peligroso. El hígado se deshace de todo lo perjudicial para el organismo y tiene la autoprotección como una de sus finalidades. Las glándulas suprarrenales son un sistema de alarma que libera la energía en caso de emergencia y gestionan la respuesta de pánico que nos moviliza en una crisis. El páncreas es el órgano que asimila todo aquello que el cuerpo puede tolerar y el diafragma, que expulsa el aire tóxico del cuerpo, tiene que ver con el duelo y con poner fin a lo que está desapareciendo en nuestra vida.

Este centro concentra la vida emocional y su expresión, el valor que nos damos a nosotr@s mism@s, la confianza que depositamos en nuestro ser y nuestra libertad de elegir. Es el centro del poder personal, donde se ubica la autoestima (si soy capaz o tengo miedo o me quedo apegad@ a lo que conozco), el honor personal y la seguridad en uno/a mismo/a.

Así, el plexo solar regula muchos aspectos de nuestra vida: el poder, la voluntad, el metabolismo, la soltura, el humor, el control, la autoridad, la agresividad, el guerrero/a, la transformación, la calidez, la vitalidad, la perseverancia y la eficacia, etc.. Su elemento es el fuego y su color el amarillo. Representa el papel del padre autoritario, implica la identidad, los miedos y las necesidades del ego.

Si vivimos atrapados por sentimientos de autolimitación la energía de esta zona se ve reducida para transmitir poder. Es aquí donde se graban los mensajes familiares y se codifican las expectativas por parte de la sociedad. Un déficit de energía en esta zona puede originar hipoglucemia, mala digestión y asimilación de los alimentos. La obesidad está relacionada también con este centro así como la fatiga crónica, la timidez o la actitud de sumisión ante la vida. También se vincula al miedo a asumir el poder o el control, a defender las propias convicciones. Los trastornos digestivos expresan las disfunciones de este centro. La adicción a la cafeína, al azúcar, las anfetaminas o la cocaína pueden ser consecuencia de una debilidad en cuanto al sentimiento del propio poder y la vitalidad.

Un exceso de energía puede generar úlceras o diabetes y adicción a sustancias sedantes por el afán de apaciguar el sistema nervioso hiperactivo. También origina afán de mando, dominar a los demás, necesidad de parecer superior, precipitación y cólera frecuente.

1-silvia-duran-_nDado que es la zona que activa y comunica a todo el sistema, es decir, a todo el cuerpo, al estar bloqueada, sobre todo si se implica el diafragma, se cierra la emoción y todo se pone muy rígido. A través del Coaching Corporal se trabaja en el desbloqueo y expresión de las emociones y necesidades no reconocidas ni permitidas, en la liberación de corazas, en la revitalización de los órganos de la zona y en la conexión con el propio poder y con la autoestima.

Anuncios
| 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Plexo solar y poder personal

  1. Pues a ver si los ubo un poquito y así dejo el café y el azucar 😉

    • Una cosa es la adicción o el exceso y otra tomarse un café y algo de dulce de tanto en tanto. Como en todo, es cuestión de equilibrio y de tomar conciencia de lo que nos va bien o nos perjudica. Yo creo que tu sabes Oscar… 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: